No llames soledad a mi ventana
Ni dejes que me muera en el desierto
No quiero despertar una mañana
Sin tener cerca de mí…, su voz su aliento.

Sus rasgos que los años acarician
Dejaando en él las huellas y el incierto
De ser quien fue, gallardo aquel buen mozo
Que desnudó una vez mi pensamiento.

No llames soledad a mi ventana
Ni a mi puerta, ni arañes mis paredes
Sepulta en éste amor todas tus redes
Y déjame vivir siendo su esclva.

Autora Marina Pastor D.
Les invito a entrar en blog Maribel Doménech.
“GAVINA”
http://gavina-´mariaisabel.blogspot.com/

Los amigos que entren les encanta” GAVINA”