Aunque sentir no quieras que las quejas al viento
Con sentimiento llegan,
El alma se fatiga , se caduca el aliento,
El corazón se agita en un tornado,
O late poco a poco a paso lento.

Quedan heridas,brechas superficiales,
Pero que nunca sanan y por mucho que intentes
Al corazón en llama siempre hieres
Con palabras de oro cubiertas de rocío
Justifico ese cielo transparente
En medio de ese mar brravío,
Que hoy contra corriente
Me reta en desafío y yo inocente,
Que llegué desde un río,
Vi zozobrar mi barca impunemente
En su loco albedrío.

AUTORA: MARINA PASTOR D.