¿Por qué no quieres que diga que te conocí el primero,
Que jugábamos de niños,que meréndabamos luego,
Que entre mi casa y la tuya tan sólo había un sendero,
Que tus padres y los míos se ayudaban en los huertos?

¿No ves desde tu ventana como brilla el riachuelo,
Como crecen los manzanos, como brotan los cerezos,
Como la higuera da sombra y las hojas por el viento
Se enredan en los rosales que plantaron los abuelos?

Me dicen que de un letrado tienes preso el pensamiento,
Que llegó de la ciudad, que te ofrece casamiento,
Que entre risas no te acuerdas que me diste juramento
En la capilla del pueblo entre un sollozo y un beso.

¿No te acuerdas? ¿No recuerdas nada de eso,
Que en el tronco de la higuera escondimos un secreto,
Grabamos dos corazones y dos nombres al reverso
Y después arrodillados rezamos amor eterno?

Sólo me faltan dos meses, la licencia ya la tengo.
No contestes a mi carta si los rumores son ciertos
Y si sólo son rumores, que se los lleven los vientos.
Contéstame sin retraso, tus noticias sólo espero.

En un sobre transparente llegaron tus sentimientos.
Al abrirlo salío un eco, te quiero, te quiero tanto…
Sólo espero tu regreso, no te olvido ni me olvides,
Los rumores son inciertos.

Autora: MARINA PASTOR D