780627ke1wn4llqp1flores8 

                    Como  humilde mariposa dejaste de abrir las alas

                    Pronunciaste unas palabras…

                    Que se me antojó mí nombre.

                    Después cerraste los ojos…

                    Mirándome con cariño y tu sonrisa de niño,

                    En mis ojos se cruzó, tu  pecho desvanecido,

                    Tu mirada se apagaba…

                    A la mujer que te amó,

                 Tu boca ya no llamaba.

               

 

Autora: Marina Pastor.

Para ti con todo mi cariño.